Construcción sigue adelante, así es el plan.

  • Sandra Forero, presidente de Camacol, entidad que recibe con beneplácito el reinicio de obras. FOTO COLPRENSA

Por Natalia Cubillos Murcia.

 

Colprensa.  Desde el 27 de abril, “con estrictos protocolos de bioseguridad, seguiremos construyendo país y generando empleo”, aseguró a través de un comunicado de prensa la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol). Así se prevé reactivar una actividad que genera 1.6 millones de vinculaciones directas.

¿Cómo funciona? El protocolo establece “medidas de prevención, la contención y mitigación en todos los niveles de operación y el entorno de los trabajadores, para proteger la salud de todos los trabajadores y sus familias”, confirmó la comunicación.

“Nuestro compromiso como sector es retomar actividades bajo estrictos protocolos de bioseguridad para proteger la salud de los trabajadores del sector, de sus familias y de los colombianos. Con este aislamiento inteligente podremos retomar la generación de empleo y continuaremos construyendo país”, afirmó Sandra Forero Ramírez, presidenta ejecutiva de Camacol, en el texto oficial.

Además la líder sostuvo que se han llevado a cabo “diversas acciones orientadas a brindar un acompañamiento a los empresarios del sector para retomar sus actividades de manera adecuada, haciendo pedagogía sobre los parámetros a seguir, las medidas que se deben adoptar y los cambios en sus procesos y actividades que permitan garantizar el aislamiento social”.

Los pilares son tres la prevención, la contención y mitigación y buscan “la correcta trazabilidad de la información de todos los actores intervinientes en obra (contratistas y cadena de suministro), el aislamiento social organizado al interior de las mismas y las medidas de protección y bioseguridad”

La Concesionaria Vial del Pacífico (Pacífico 1) anunció que las obras se reanudaban en el suroeste antioqueño con medidas avaladas por la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) como la “desinfección del personal, distribución en los buses, modificación horarios para el uso de áreas comunes, limpieza de espacios y vehículos”.

El listado de medidas son las siguientes (algunas textualmente reproducidas:

1. Fumigación manual y frecuente de las herramientas y equipos de obra, mantenimiento y operación.

2. El proyecto cuenta con 12 puntos para desinfección del personal durante 4 veces al día.

3. Distanciamiento con turnos durante la jornada laboral.

4. Jornadas de 10 horas aproximadamente, estarán limitados en número.

5. Antes del ingreso a los vehículos, se revisa la temperatura del personal, al igual que sus signos vitales.

6. Cada trabajador debe diligenciar una encuesta sobre sintomatología antes de subir al transporte corporativo.

7. Las medidas implementadas para las rutas privadas de transporte son: desinfección de los buses, distribución del personal para conservar la distancia entre los trabajadores, disminución del número de personal en cada ruta y uso obligatorio de elementos como mascarilla, guantes desechables y gafas durante todo el trayecto.

8. En caso que algún trabajador presente síntomas, no se le permitirá el ingreso.

9. Todos los trabajadores deben usar tapabocas, el cual les será suministrado.

10. No está permitido el ingreso de personal ajeno a la obra.

11. El proyecto debe garantizar la limpieza constante en los puntos de hidratación.

12. Se efectuará monitoreo diario sobre la evolución de cada uno de los frentes de obra

Las edificaciones.

De acuerdo con el ministro de Vivienda Jonathan Malagón, las edificaciones son una actividad que suman al terreno fértil de las medidas preventivas. “Las edificaciones se hacen por etapas, por fases, por cuadrillas. Esto significa que esa capacidad de segmentación la convierte en un terreno fértil para aplicar protocolos que permitan garantizar no solo la salud de los colaboradores, sino de los vecinos”, señaló a través de una comunicación.

Adicionalmente, sostuvo que este es un sector muy relevante si se tiene en cuenta que representa la entrada en vigor de 200.000 unidades al año, “que, en su mayoría, ya se encuentran vendidas. Detener su construcción sería comprometer el techo de cerca de 800 mil colombianos”.

Y hay 980.000 empleos que se reactivan. “Hasta ahora se han recibido 250 protocolos en la página del Ministerio para igual número de obras en 15 departamentos”, destacó el Ministro.