La defensoría del pueblo quedará bien representada con Carlos Camargo Assís.

 

 

Por: Eduardo Padilla Hernández. Abogado y Presidente Red Colombiana de Veedurías “Red Vigila”.

Desde hace muchísimos años tengo el honor de conocer a Carlos Camargo Assís, desde la época de infancia, no sólo por haber realizado juntos un posgrado en la Universidad Sergio Arboleda de Bogotá sino por ser paisanos de la hermosa y bella Cereté, otrora conocida como la Capital del Oro Blanco por sus grandes extensiones de tierras sembradas de algodón que así como enriqueció a varios agricultores, también empobreció a otros con la devastadora plaga que a finales de los 70 azotó estos cultivos.

Carlos Camargo Assis, quien hoy aspira a ser elegido Defensor del Pueblo, es hijo del médico Antonio Camargo, oriundo del municipio de Ciénaga, Magdalena, quien se enamoró de Cereté y se casó con Betty Assís, hija de una de las prestigiosas familias de inmigrantes libaneses que se radicaron en esa población.  Antonio Camargo,  ha sido un excelente médico por más de 40 años con un gran carisma y don de servicio a la comunidad.  Por su parte, Betty Assis, se ha dedicado a realizar obras sociales en beneficio de los menos favorecidos.

Viniendo de una hermosa familia como esa, resulta lo más lógico que Camargo Assís haya heredado ese don de servicio y amor por el pueblo, sumado a su gran experiencia en el sector público, donde ha ocupado altos cargos como Registrador Delegado para el Registro Civil y la Identificación de la Registraduría Nacional del Estado Civil, jefe de la Oficina Jurídica de la misma entidad, Magistrado y presidente del Consejo Nacional Electoral, entidad en la que abogó por los derechos de las minorías y por la neutralidad política.  Además, fue en varias ocasiones encargado de las funciones de Registrador Nacional y Ad-Hoc por designación de los Presidentes de las Altas Cortes.  Actualmente, es el Director Ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos donde viene haciendo una excelsa labor.

Es doctor en derecho de la Universidad Sergio Arboleda de Bogotá, con especialización en Derecho Administrativo y Magíster en Derecho de la misma universidad, institución en la que también ha ejercido la cátedra.  Estudió  inglés en Georgetown University, se formó en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario en la American University y en Defensa y Seguridad en la Escuela Superior de Guerra. Ha sido consultor externo de entidades públicas y privadas.

También ha sido un estudioso del conflicto armado y la búsqueda de la paz en Colombia, lo que lo llevó a escribir  el libro “Camino de Paz, medio siglo de experiencias y una mirada al caso colombiano”; también es autor, entre otros, de los libros “Hitos Electorales en el contexto de la evolución político-constitucional de Colombia”  “El Régimen jurídico de la Doble Militancia en Colombia”. 

Es un conocedor de los conflictos y la problemática de las regiones, las que ha recorrido constantemente desde su actual cargo como Director de la Federación Nacional de Departamentos, lo que sin lugar a dudas, lo coloca en una privilegiada posición para ocupar el cargo de Defensor Nacional del Pueblo, desde donde tendrá que ser un solucionador y pacificador para lograr que los grupos al margen de la ley busquen el camino del diálogo y garantizar los derechos humanos de los líderes y comunidad civil víctima del conflicto armado en Colombia.  Igualmente será un garante de la observancia del debido proceso en las diferentes actuaciones judiciales en defensa de los intereses de los colombianos.

Carlos Camargo, es una persona capaz, muy inteligente, estudioso, ponderado, integérrimo. magnánimo con grandes y suficientes méritos que me hace recordar las luchas dadas por Martin Luther King, lo que se convertirá en una gran garantía para el progreso de las comunidades afro, raizales y todas las etnias sin discriminación alguna.

Dentro de sus propuestas, también está fortalecer las Veedurías en colombia, articulando el teletrabajo con Personeros y Veedores en todo el país, modernizar la defensoría en sistemas para que todas las actuaciones sean en tiempo real con el acompañamiento de todos los personeros y veedores de nuestra nación.

No cabe la menor duda que con la elección como Defensor del Pueblo de Carlos Ernesto Camargo Assís, gana el pueblo colombiano al que se le brindarán todas las garantías de protección para la promoción, el ejercicio y la divulgación de los derechos humanos dentro del Estado social de derecho, “democrático, participativo y pluralista”, así como la divulgación y promoción del Derecho Internacional Humanitario.