Quién es el Procurador que Colombia necesita?

 

 

 

Por  Leonel Guerrero.  Director cafenoticias. @cafenoticias03

 

Digámoslo sin rodeos:  Por su ascendente y esforzada carrera pública, por su conocimiento del país, por su capacidad ejecutiva, por su carácter e independencia, Gregorio Eljach es el Procurador que Colombia necesita.

El actual Secretario del Senado de la República, es un destacado profesional del derecho egresado de la Universidad del Cauca, con especialización en la Universidad Externado de Colombia en Gestión de Entidades Territoriales, Derecho Público y Maestría en Gobierno Municipal.

También debes leer:  Colombia saldrá ganando con Eljach en la Procuraduría.

Su vida pública la inició en Popayán, tierra de su progenitora, a donde se fue a vivir después de los 15 años de edad, tras
su infancia en San Juan del Cesar. Fue Personero Municipal de la Capital del Cauca durante dos períodos, y Jefe de Rentas departamental.

Desde el año 1992, labora en el Senado de la República. Ocupó el cargo de Secretario de la Comisión de Ordenamiento Territorial, participando en la confección de la normatividad de los entes territoriales, organismos de control y los códigos disciplinario y ético. En memorable competencia fue elegido Secretario General del Senado el 1 de agosto de 2012.

En el primer cargo del poder legislativo Eljach Pacheco, ha sido reelegido en cuatro oportunidades.  La última con una votación arrasadora de 102 sufragios, cifra que habla del gran respaldo del cual goza en el Senado, que lo convierte, sin lugar a dudas, en el más firme aspirante a ocupar el cargo de Procurador General de la Nación.

Te puede interesar:  Reelegido Gregorio Eljach Pacheco, como Secretario General del Senado.

El Consejo de Estado, no puede dejar pasar la oportunidad de mantener su poder elector para el Ministerio Público, contando cómo lo tiene, con un candidato insuperable, que prácticamente tendría garantizada su elección como Procuardor.

Ternados por el Consejo de Estado han sido el actual Procurador, Fernando Carrillo Flórez, electo por el Senado el 27 de octubre de 2016, con 92 votos a favor, y sus antecesores Alejandro Ordoñez y Edgardo Maya, en sus primeras postulaciones.

En la actualidad, el Gobierno ostenta influencia en la eleccion de la Fiscalia General, La Corte Suprema en la Contraloría General de la República y resulta sano y conveniente, en la balanza del equilibrio de poderes, que el máximo Tribunal de lo Contencioso Administrativo, se mantenga como determinador en la elección del Procurador.

En el caso de Eljach no sólo resulta relevante el masivo respaldo de los senadores, también cobra suma importancia su formación humanistica y su excelente desempeño en el templo legislativo donde su aporte como Jurista y garante de la fé pública ha sido de vital importancia en el trámite y aprobación de numerosos proyectos de ley, entre ellos los relacionados con la implementación de los acuerdos de paz.

Los planes para el mejoramiento administrativo y disciplinario de la Procuraduría, Eljach los dio a conocer la semana anterior durante su presentación en el Consejo de Estado:  Procurará modernizar la entidad con las últimas herramientas tecnológicas de la Big Data y el uso masivo de la inteligencia artificial que permita la implementación de la metadata o uso de la analitica de datos para prevenir y combatir el virus de la corrupción .

Eljach Pacheco, también buscará la descongestión para garantizar el buen ejercicio de la pronta, oportuna y eficaz administración de justicia que los ciudadanos reclaman y para ello, implementará las salas de descongestión, repotenciará la figura de la conciliación como una de los mecanismos de solución alternativa de conflictos y la garantía a los actores para que acudan a la Institución con el fin de evitar el congestionamiento de los despachos judiciales.

En fin, Gregorio Eljach, tiene el carácter, la formación, la trayectoria y el programa para pasar a ser del imberbe Personero de Popayán, de hace 33 años, a un Procurador General de la Nación, con toda la barba de la experiencia en la función pública.