Universidad con calidad, moderna e incluyente para seguir transformando.

 

 

Por  Jairo Torres Oviedo. Rector Universidad de Cordoba. Abogado. Lic. En Ciencias Sociales.

 

El pasado 3 de septiembre, el Consejo Superior de la Universidad de Córdoba, máximo órgano de gobierno y dirección, representado por los distintos estamentos de la comunidad universitaria como:  Profesores, estudiantes, egresados y directivas académicas; al igual que los ex rectores, el sector productivo, el gobernador del departamento,  la ministra de Educación y el señor Presidente de la república; quienes, luego de una convocatoria pública donde se surtieron las etapas procedimentales y legales en la que se incluía una consulta no vinculante, la cual permitió que los estudiantes, profesores y trabajadores, participaran de manera democrática a través del voto, escogió rector de la Universidad de Córdoba.

Cabe destacar, que, esta consulta evidenció un ejercicio de verdadera democracia universitaria, un acontecimiento sin precedentes en la historia de la Universidad de Córdoba, donde los estamentos participaron masivamente, dando como ganador de la misma, al profesor Jairo Miguel Torres Oviedo con un total de 8.956 votos; de los cuales, 8.526 fueron de estudiantes, 174 de docentes y 256 de funcionarios administrativos.

Dicho resultado corroboró el respaldo mayoritario de los estamentos universitarios, lo que legitimó y validó, no solo las preferencias de la consulta, sino el trabajo académico y los logros institucionales de los últimos años.

Si bien es cierto que la consulta no es vinculante, ésta, sí refleja el grado de preferencia y aceptación, no sólo de los candidatos en términos de su formación y capacidad académica; también se incluyen, los contenidos de las propuestas y el pensamiento universitario que representa.

Una vez surtida la consulta, el Consejo Superior procedió a escuchar las propuestas de cada uno de los candidatos inscritos en dicho proceso, donde finalmente, en una sesión de dicho órgano de gobierno se procedió a elegir.

Elección que dio como resultado, una votación de 9 votos a favor de uno de los candidatos; en donde la decisión fue unánime. Posterior a esto, se designó como rector de la Universidad de Córdoba para el período 2020-2025 al profesor Jairo Miguel Torres Oviedo.

Cabe resaltar que, el profesor Torres es licenciado en Ciencias Sociales de la Universidad de Córdoba, abogado de la Universidad del Sinú, especialista en Filosofía Política de la Universidad de Cartagena, especialista en Gerencia Pública de la Universidad Pontificia Bolivariana, especialista en Justicia Constitucional y Tutela Jurisdiccional de los Derechos de la Universidad de Pisa – Italia; además, Magister y Doctor en Filosofía de la Universidad Pontificia Bolivariana.

Ha sido miembro del Consejo Superior de la Universidad de Córdoba, Par académico del Ministerio de Educación Nacional, Par evaluador de Colciencias, investigador de Colciencias, una trayectoria de 23 años como profesor universitario; presidente del SUE Caribe, miembro de la junta directiva de Ascun y presidente del Sistema Universitario Estatal – SUE a nivel nacional.

Acto seguido, el profesor Torres expresó que era un gran honor y responsabilidad, como egresado, profesor e investigador de la Universidad de Córdoba, el haber sido designado para continuar liderando los destinos de nuestra alma mater.

En este sentido, presentó ante la comunidad universitaria y el honorable Consejo Superior de la Universidad, la propuesta rectoral 2020-2025:  “Por una Universidad con Calidad, Moderna e Incluyente para la transformación de la Región”, cuyo contenido está orientado a continuar los procesos de modernización y transformación institucional que se ha logrado en los últimos años y que ha permitido ser reconocidos como una de las mejores universidades públicas del Caribe y el País.

Transformación institucional que debe continuar de cara a las exigencias del Sistema de Aseguramiento de la Calidad y las necesidades regionales que requieren del liderazgo de nuestra Universidad.

Necesitamos continuar haciendo enormes esfuerzos por mejorar los procesos institucionales en materia de docencia, investigación, extensión y fortalecimiento de los procesos administrativos, financieros y de calidad; así mismo, mantener la acreditación institucional, continuar con la acreditación de programas a nivel nacional e internacional.

Sumado a lo anterior, mantener el diálogo permanente con los estamentos institucionales: estudiantes, profesores y personal administrativo y graduados; de igual manera, con el conjunto de la institucionalidad territorial y sector productivo, este diálogo continuo ha permitido construir una agenda común, no sólo al interior de la Universidad que ha posibilitado la gobernabilidad; también, hacia afuera, lo que ha logrado jalonar e impulsar agendas comunes alrededor del desarrollo del Departamento, la Región y el país.

En este aspecto, el liderazgo y compromiso académico, administrativo, financiero y ético para continuar construyendo y transformando la Universidad de Córdoba, como la alma mater de todos los cordobeses y el bien público más valioso que tenemos y queremos.

Una Institución con alto sentido social, que sea referente para el desarrollo y el cambio social de la región, que vierta toda su capacidad científica, técnica y humana al servicio del territorio, acompañando y liderando los procesos de desarrollo social, económico y cultural que el departamento de Córdoba requiere; además de todo esto, contribuir a cerrar brechas de inequidad social, con el fin de mantener la constante búsqueda de la justicia social

Deja un comentario